Carpfishing

El Equipo de Carpfishing

Para practicar carpfishing es importante tener los elementos necesarios. Fundamentalmente, más allá de los elementos para la captura, hay que tener alguna forma de retirar fácilmente el anzuelo y algún desinfectante para curación por si la carpa está herida.

Cañas de Carpfishing

Las cañas de pesca para carpfishing tienen que ser robustas, ya que los ejemplares pueden llegar a ser de gran tamaño, precisamos que la caña aguante la fuerza y peso del animal. Para estar más cómodos, al ser un pesca a la espera, para sostener las cañas agradecerás mucho tener portacañas y una alarma de pique.

Carretes Carpfishing

Los carretes para carpfishing deben ser preferentemente robustos, tanto el sistema de tracción como el de frenado. Su bobina debe poder cargar en el orden de 200 / 250 mts, de línea de 0.35mm. Un carrete de estas características es suficiente para una carpa de 10 kgs. o algo más.

Cebos Carpfishing

En lo referido al cebo, en esta variante de la pesca deportiva también es algo particular, ya que no hay una sola receta, aunque el más utilizado es el boilie. Se trata de una masa de forma esférica y está preparado con harina y huevo. Después de hervirlos se los debe dejar reposar un día aproximadamente. Con esto logramos que se vuelvan más sólidos y, al ser utilizados como carnada, los peces más chicos no se lo puedan comer.
El boilie es un producto que se fabrica en distintas empresas y luego comercializado en casas de pesca. Es el cebo más popular porque a las carpas les encanta.
Otras clases de cebos que se usan en el carpfishing pueden ser:

  • Semillas: en este caso, se les debe dar una buena cocción para evitar daños en el aparato digestivo de los  ejemplares. Las semillas más utilizadas son el maíz y el haba. Aunque las semillas son efectivas para capturar carpas no son selectivas.
  • Pellets: Se elaboran con harinas, tienen la particularidad de que se van disolviendo poco a poco al estar en contacto con el agua. Se hacen en muchos sabores y diámetros distintos.

Otros accesorios para Carpfishing

Para hacer más fácil la jornada de pesca podemos considerar utilizar diversos elementos que complementan nuestros montajes carpfishing y nos harán más cómoda la espera que requiere esta práctica:

Silla Carpfishing

La silla o sillón de carpfishing para aguardar hasta que se produzca el pique de la carpa.

Trípode Carpfishing

Un trípode o posa cañas de carpfishing nos vendrá muy bien cuando queremos pescar con más de una caña al mismo tiempo.

Sacadera o Red de Pesca

Un copo o sacadera de carpfishing nos será muy útil para sacar al pez del agua sin lastimarlo.

Alarmas Carpfishing

Las alarmas de pique para carpfishing nos alertan cuando se produzca un pique en nuestra línea. Los tensores carpfishing nos ayudarán a mantener tensa la línea.

Biwi Carpfishing / Tiendas de Carpfishing

Conseguido todos estos accesorios, ya solo nos quedaría el anzuelo y los plomos para poder llevar adelante el armado de la línea y salir a practicar carpfishing.


La pesca deportiva y devolución de carpas

El carpfishing es una forma de pesca deportiva particular en varios sentidos, para comenzar, siempre se cuida la integridad de la pieza obtenida, se usan cebos preparados especialmente y generalmente se fotografía al pez, antes de dejarlos en el agua nuevamente.
El carpfishing es otra de las tantas modalidades de pesca y, sin duda, una de las más respetuosas de la pieza capturada, ya que entre sus principales reglas está la de devolución al medio luego de capturada la pieza. La especie objetivo con esta práctica es la carpa.

Cómo surge y qué es el Carpfishing

El comienzo de este tipo de pesca se da a principio de los `80 en Inglaterra, cuando dos pescadores descubren una nueva técnica de cebado que dejaba el anzuelo libre, y de esta forma, no lastimaba tanto a esta especie, que a diferencia de otras, no muerde el cebo, sino que lo succiona.

Al quedar libre el anzuelo se logra evitar mayores daños al animal, puesto que no se lo tragan. Este tipo de montaje de la carnada se denomina “hair”.

Quienes practican carpfishing siguen estos lineamientos:

  • Usar material específico para esta pesca: copo o sacadera con gran apertura. Alfombra o moqueta de recepción para el correcto desenganche o retiro del anzuelo y realización de fotografías. Antiséptico para las posibles heridas de la carpa.
  • Tratar con el máximo respeto y cuidado al animal para efectuar la devolución en condiciones óptimas.
  • Limpiar y cuidar el entorno donde practicamos la actividad, dejando todo libre de desperdicios y basura.
  • Devolución inmediata de la captura al agua luego de realizar las fotos necesarias y el curado las posibles heridas.

Tips para Carpfishing

En la pesca de carpas hace falta tener paciencia y práctica, como en cualquier deporte, pero existen algún que otro tip que nos allanará el camino:

  • Si estamos comenzando con el carpfishing, lo primero que tenemos que aprender es que la carpa es un pez, que es más fácil de capturar, realizando un cebado previo del lugar. Es importante que elijamos una buena zona para pescar y lancemos reiteradamente el cebo en ese mismo lugar, así atraeremos a las carpas al mismo sitio. Si hacemos los lances al azar, en zonas diferentes, lo único que lograremos será desperdigar a las presas y no atrapar ninguna.
  • Para prevenir que el cebo se nos estropee entre un día de pesca y otro debemos conservar el boilie en buen estado, guardándolo en un recipiente hermético. Podemos usar diversos métodos, pero el que resulta más efectivo y fácil es congelar el cebo en nuestra nevera. Esto es lo más aconsejable para que el boilie nos dure más tiempo.
  • La carpa es una presa de un tamaño considerable en algunos casos, por lo cual, no se debería dejar el carrete trabado, en todo caso, debemos dejar al animal que luego del pique, se pueda llevar un poco de hilo. A partir de ese momento, comienza el trabajo del pescador para conseguir la captura.

Consideraciones Sobre Carpfishing

De una manera imparable, esta nueva modalidad de pesca deportiva viene interesando a muchos pescadores en todo el planeta. Al ser  cosmopolita la carpa, ha generado adeptos a esta modalidad en todos los países.
En los próximos párrafos vamos a tratar de ir un pasito más en los detalles de esta modalidad que realmente es modelo de la pesca deportiva conservacionista y constituye un ejemplo a seguir.

El objetivo de estas líneas es destacar algunos aspectos relevantes de la pesca de la carpa, que ojalá sean de utilidad para seguir conociendo las cualidades de esta especie, tan atrapante para los pescadores y que contribuya a descartar las ideas negativas que se han formado infundadamente en torno del carpfishing.

Pese a su abundancia, no es fácil lograr su captura. Por su gran tamaño y a sus pesados movimientos, su defensa se basa en lo que podríamos llamar inteligencia, o sea, en su memoria y por sobre todo también en su desconfianza. Le sobra tiempo para aprender, para ser adulto a un ejemplar le lleva tres años de vida, y, aunque afirmen que el promedio de vida ronda entre los veinte y veinticinco años, podría considerarse todo un récord capturar una carpa que supere los diez años.
Para calcular la edad usamos el mismo principio que rige para los demás peces, o sea, contamos los anillos que hay en las escamas. Los anillos concéntricos que vemos corresponden a cada año de crecimiento.

El tamaño corporal no depende de su edad, pues hay dos factores básicos que influyen en su crecimiento: la alimentación disponible y la duración de la época calurosa en el año, pues las carpas se aletargan durante los períodos fríos, dejando de alimentarse, por lo cual, si el invierno es más extenso que el verano, no se podrán desarrollar tanto como en un ámbito donde el verano sea más largo.
Durante el frío la carpa evita desplazarse y se nutre de sus propias reservas de energías, cuando se eleva la  temperatura, vuelve su vitalidad, recomenzando su actividad normal.

Su reproducción es notoria, un promedio normal de cien mil a ciento cincuenta mil huevos por kilo de peso, y así una carpa de unos diez kilogramos puede llegar en una puesta al millón o millón y medio de huevos. Sin embargo, sus huevos resultan muy frágiles y un descenso de temperatura puede exterminarlos. Otro factor además es el ataque de los demás peces para alimentarse de ellos.

Es así que la duración de la incubación sea muy breve, varía entre cuatro y seis días hasta el nacimiento de los alevinos. Estos todavía no están a salvo porque a su vez son alimento de otros peces depredadores, entre los que se encuentran los mismos progenitores. Por las razones enumeradas es que  se produce una puesta tan cuantiosa, garantizando así la preservación de esta especie.

Referido al medio, la carpa se desarrolla en lugares de aguas tranquilas, o sea en sitios de poca corriente o corrientes débiles, y lagunas o estanques de poca profundidad.

La dieta de la carpa se basa en general, en pequeños animales acuáticos, tales como insectos, gusanos, y pequeños alevines. Ya que su alimentación se complementa con otras fuentes, se la considera omnívora. Cosas como féculas, habas, patatas, garbanzos, maíz y algún cebo especial, los cuales utilizan los pescadores deportivos, destacando que la carpa siente preferencia por preparaciones dulces y con capacidad de diseminar sus sabores por el agua.

Al comienzo de este artículo destacamos la desconfianza, porque la carpa, es sumamente prudente a la hora de tragar su alimento. Se decide solo después de haber dado muchas vueltas, y asegurarse que no hay peligro; inclusive, en muchas oportunidades lo retiene en la boca por unos momentos, lo escupe e inmediatamente lo vuelve a atrapar para revisar que no haya nada anormal.

Destacamos así una cuestión vital, que quienes practican el carpfishing conocen: la tranquilidad. Nada genera mayor desconfianza en la carpa que la movilidad del cebo, por lo cual, salvo que se vea sitiada por el hambre, no lo tomará. Y todavía más, puede que se quede en los alrededores haciendo borbollones, a modo de ironía hacia el pescador principiante, sin tocar el cebo.

Esto es  importante que sea tomado en cuenta por el pescador, se deben evitar las fuertes corrientes y los remolinos de agua que puedan llegar a imprimirle movilidad al cebo, caso contrario, solo perderá su tiempo.
La desconfianza de la carpa, en algunos casos, llega al punto en que, si el pescador pierde una justo en el momento del pique, puede olvidarse por algunas horas o algunos días, de pescar otra en el mismo lugar.

Los especialistas del carpfishing saben que, cuando pescan en lugares con muchas carpas, sobre todo en ríos, es bastante probable que si vuelven en la jornada siguiente, incluso con condiciones favorables, puede que no hallen ninguna señal de los peces.
Generalmente, no se aleja de los ambientes donde encuentra comida abundante, hasta que, algún peligro la acecha.

Estas características son las que le han atribuido a la carpa la fama de poseer memoria, aunque en realidad sea un pez que solo obra por instinto. Su cerebro es muy pequeño y no hay espacio en él para el razonamiento, su defensa consiste en alejarse de cualquier peligro solo por instinto natural.

Otra cosa que la aleja del lugar es cualquier variación en la temperatura del agua. La carpa se desplaza a un ambiente más frío o más cálido, según sus necesidades concretas. Esto viene a explicar por qué en algunos días no se la ve en los lugares que frecuenta, y con seguridad si controlamos la temperatura del agua, notaremos que esta ha variado, puede que se haya calentado o enfriado por encima del rango tolerable.
No cualquier pez posee la sensibilidad destacada de la carpa, por ejemplo, los predadores, muchas veces son tentados o engañados con señuelos,  y vuelven a atacar, ya sea por su territorialidad o su glotonería. Con la carpa esto no es así.

La carpa “come” por succión, luego procede a masticar su alimento con los dientes faríngeos, esta forma le permite escupir velozmente cuando encuentra alguna cosa anormal. Al comer por succión, elige fondos tranquilos, o sea, los que no se alteran por el efecto de la corriente, esta es otra de las claves para seleccionar el lugar donde encontrarla.

El nivel del agua de los ambientes también determina una alteración en las costumbres de las carpas, sean crecientes o descensos, disparan las alarmas que la mantienen a la expectativa, no dejando que realice sus actividades normalmente. El vientos y la lluvia provocan efectos en su pesca, ya que influyen en el caudal y la temperatura del agua. Preferentemente se deben elegir jornadas con nada de viento y cielo despejado.

En lo que respecta a su sensibilidad externa, se puede comparar con la lisa, ya que cualquier cosa que altere el ambiente, que haga vibrar el agua (inclusive la voz, los pasos fuertes en la costa, etc.), o la proyección de las sombras sobre el agua que hagan variar la luz, son motivos suficientes para que se aleje. No se deben tocar los aparejos con las manos si ha estado fumando, con esta especie sobre todo, ya que es altamente perceptiva, lo mismo cuenta para repelentes y perfumes.

La mejor ocasión para practicar carpfishing, se da cuando comienza y a mediados del otoño, y la razón es bastante simple: en invierno se aletarga, quedándose inmóvil durante ese período del año, aunque antes debe hacerse una reserva de energías para poder sobrellevar la primer freza y el posterior aletargamiento. Posteriormente la encontraremos otra vez activa con las primeras alzas del nivel de temperatura, en este caso comerá para recuperar energías, y por la transformación en su carácter debido al segundo momento del año para reproducción.

Dada su condición de pez de fondo, la visión de la carpa tiene una marcada miopía, es decir, solo si se aproxima a los objetos podrá verlos, no ve muy bien de lejos y en aquí tenemos una diferencia notable con otras especies, las depredadoras o de ataque, quienes son capaces de ver cualquier reflejo del sol frente a determinados tonos y así dirigirse hacia ellos.

Con la carpa sucede todo lo contrario, necesita ir muy cerca del objeto para estudiarlo, antes de hacerse con él, por lo tanto, estén prevenidos aquellos pescadores que usen boyas para pescarlas, ya que notarán que, se acercará al flotador, lo moverá y recién luego, valiéndose de los demás sentidos, irá por el cebo, provocando en ese momento la llevada en firme, donde debemos producir la clavada. Si no notan estas diferencias, y consideran que el sólo movimiento del flotador marca el pique como en otras especies, no sólo la perderán sino que  la pondrán en situación de alarma, bajando las posibilidades de ese sitio de pesca, si es que quieren capturar alguna otra en el mismo lugar.

Dadas sus particularidades visuales, los practicantes del carpfishing destacan que la clave está en su sentido del gusto para tentarla, sumamente desarrollado en todos los peces y más aún en esta especie. Esto nos da la pauta para comenzar con el tema del cebo, donde, sin dudarlo, tendrán ventaja los cebos que permitan atraer al pez por medio de sus emanaciones en el agua, como los boilies, la pastas y las frutas dulces (principalmente el higo maduro).

Todo este comportamiento que venimos describiendo se modifica en el período de desove, es decir, la época de reproducción, que comienza con el cortejo y termina con la puesta y fecundación de los huevos. Lo hace en dos oportunidades al año, una cuando sale del aletargamiento y la otra, antes de ingresar en él. Cuando se acerca el momento, generalmente buscan lugares cubiertos de vegetación, forman grupos, se frotan entre sí y contra las plantas acuáticas, depositando los racimos de huevos, luego los machos se acercan para fecundarlos.

En general, cada hembra corteja a dos o tres machos, y el período suele durar algunas semanas. Allí cambia su carácter, pierde su timidez característica y se torna agresiva contra todo lo que a ella le parezca un peligro. No se vuelve depredadora, sino que únicamente defiende la preservación de su especie. Entonces el pique se intensifica notoriamente.

Hemos descrito la especie, como se comporta, sus gustos, y los momentos más adecuados para intentar su pesca. En lo que se refiere a los cebos, diremos que cada pescador tiene que conocer, o investigar, a la perfección los alimentos preferidos del pez. Sin manejo de este arte, bajarán las posibilidades de resultado exitoso alguno. Cada día surgen combinaciones sorprendentes teniendo en cuenta la esencia omnívora de la carpa.

Si quieres ver que otras opciones tenemos en >> cañas de pescar

Resumen
Fecha Revisión
Artículo Revisado
Carpfishing
Calificación del Revisor
51star1star1star1star1star

Última actualización el 2018-12-19 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados